La tecnología más olvidada: el cuerpo humano

human-skeleton-163715_640Nos hemos acostumbrado durante los últimos años a convivir con innovaciones tecnológicas cada vez más rápidas que cambian nuestra manera de vivir, de pensar y de ver el mundo de manera vertiginosa. Podemos incluso llegar a tener la percepción de que hemos perdido el control de la evolución y los drásticos cambios sociológicos que suponen cada vez que oímos hablar de robots, monedas criptográficas, gafas con realidad aumentada, impresoras 3d, etc. Cada vez que una de estas tecnologías disruptivas nacen, pequeños subgrupos de geeks y gente apasionada por cada nuevo invento analiza al detalle las posibilidades que se pueden extraer de ellas, sin embargo, en la sociedad de lo “todo rápido”, comida rápida, relaciones rápidas, tecnologías rápidas, muy pocas personas se paran a analizar la tecnología con la que van a convivir el resto de sus vidas: su propio cuerpo humano.

Muchos amantes de las tecnologías se encargan de cuidar y aprender al máximo detalle esa tecnología de la que se ha enamorado y que tanto esfuerzo le ha costado conseguir, no obstante, descuidan la que probablemente es la tecnología más avanzada que podemos encontrar hoy en día y que se nos dió desde que nacimos. Por un lado, son muchos los nuevos inventos que pretenden a través de nanomáquinas introducidas en nuestro cuerpo mejorar nuestras funciones, eliminar enfermedades, monitorizar nuestro estado de salud, pero sin embargo, seguimos comiendo comida basura, seguimos introduciendo “gasolina” a nuestro cuerpo sin saber de donde proviene, incluso en muchas ocasiones sabemos que esa gasolina no es la apropiada para nuestro medio de transporte, y continuamos sin descubrir los misterios del cuerpo humano que pueden llegar a ser tantos como misterios del universo que están todavía sin demostrar.

Vivimos en una sociedad de la enfermedad, donde estamos obsesionados y enfocados en solucionar las consecuencias de todas las acciones que realizamos, sin pararnos a pensar las causas de raíz. Millones de euros en innovaciones tecnológicas, tratamientos carísimos contra enfermedades y escasos esfuerzos en la prevención de las mismas, en un engranaje sin fin que solamente pretende distribuir la riqueza entre aquellos que producen las enfermedades y aquellos que las curan.

Quizás nuestro cuerpo si lo cuidamos bien y lo rellenemos de los “cartuchos” que la naturaleza nos dá para mantenerlo en sus máximas capacidades sea capaz de realizar muchas más cosas de las que hoy en día somos conscientes, quizás nuestra mente pueda ser mucho más creativa y efectiva de lo que es hoy en día, quizás podamos alcanzar niveles de empatía con el resto de los seres humanos que hoy en día nos cuesta aceptar, quizás podamos crear un futuro brillante si somos capaces de cuidar esta tecnología biológica que se nos dió para vivir en este mundo de locos en el que divagamos buscando un sentido a nuestra existencia.

La pregunta es… si la mayoría de los seres humanos no somos capaces de cuidarnos a nosotros mismos como deberíamos, si la mayoría de los seres humanos nos subestimamos y nos maltratamos, nos autoagredimos constantemente con nuestras acciones hacia nosotros mismos y con nuestros pensamientos ¿cómo vamos a ser capaces de cuidar a otras personas o cuidar el planeta?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s